Traducción de bajo coste vs. traducción profesional

Traducción de bajo coste

La Real Academia Española define la traducción como: “expresar en una lengua lo que está escrito o se ha expresado antes en otra”. Sin embargo, los profesionales de la traducción sabemos que esta definición se queda muy corta. La traducción no es un proceso simple en el que debamos cambiar una palabra por su equivalente en otra lengua. Esto solo lo hacen los traductores automáticos y los traductores no profesionales o de bajo coste.

Traducción de bajo coste: no es oro todo lo que reluce

Cada vez más, las empresas buscan ahorrar en costes para obtener mayores beneficios. Sin embargo, ahorrar en el coste de los servicios de traducción puede ser justamente lo contrario: un coste alto si no se obtienen los beneficios deseados. Lo más grave es que el cliente está invirtiendo en su crecimiento y la empresa de traducción de bajo coste lo hace menguar, dañando su imagen corporativa y perjudicando sus ventas y beneficios.

Una empresa puede pagar por unos servicios de traducción que cree que son profesionales y no serlo en absoluto. Muchas empresas de traducción de bajo coste realizan malas prácticas para ahorrar también en sus costes y poder ofrecer estas tarifas a sus clientes:

Traducción de bajo coste y traducción profesional

 

Algunas de las malas prácticas utilizadas por empresas de traducción de bajo coste:

Traducciones de bajo coste  1. Colaboran con traductores que no son profesionales y, por lo tanto, sin la experiencia y formación necesaria.
Traducciones de bajo coste 2. Colaboran con traductores que para sobrevivir con las tarifas irrisorias que le impone la empresa de traducción, traducen 4.000 palabras al día. Esta cantidad  es imposible traducirla con una garantía de calidad.
Traducciones de bajo coste  3. Utilizan la traducción automática y editan un poco el texto traducido para mejorarlo. La calidad de estas traducciones casi siempre es penosa.
Traducciones de bajo coste   4. Colaboran con traductores no nativos y más económicos. La naturalidad de la traducción nunca alcanza la de un traductor profesional nativo y puede contener numerosos errores.
Traducciones de bajo coste  5. Traductores a tiempo parcial que traducen en sus ratos libres y que pueden no disponer de todo el tiempo necesario si surgen dificultades y, por lo tanto, entregan la traducción sin la atención y cuidado necesario.
Traducciones de bajo coste  6. Dividen un proyecto en varios traductores con el fin de entregar una traducción urgente pero la terminología y estilo de las partes traducidas serán muy diferentes entre sí porque cada traductor tiene su propia voz. Esto afecta en gran medida a la calidad y fuerza de las traducciones.
Traducciones de bajo coste  7. Colaboran con traductores generales para todos los tipos de textos, sin importar si la especialidad de los textos es alta y necesita de traductores profesionales especialistas en esa temática.

Qué hace un traductor profesional

Un traductor profesional entiende que un mensaje está condicionado por muchos aspectos y solo él o ella tiene la formación, experiencia, habilidad, conocimiento, aptitud y estrategias necesarias para analizar cada uno de los problemas que el texto presenta, con el fin de entender y decidir la mejor solución en cada caso.

Un traductor profesional deberá ser consciente de los siguientes puntos:

Traducción profesional de calidad La cultura de origen y cultura de llegada son muy importantes. Se deben conocer bien ambas culturas para entenderlas, buscar similitudes y adaptar el mensaje sin sacrificar la intención del mismo.
Traducción profesional de calidad El traductor debe interpretar el texto de manera correcta porque de ello dependerá que los lectores del texto traducido experimenten la misma sensación que los lectores del texto original. ¿Qué pasaría si el traductor ha interpretado el texto de manera diferente al mensaje que pretendía dar la empresa? Los lectores de la traducción recibirían un mensaje que no es, ni mucho menos, el que pretendía dar.
Traducción profesional de calidad La intención del texto es muy importante no solo a la hora de redactar los contenidos de una página web, manual, documentación, producto, etc. También es necesario conocer esta intención a la hora de traducir, con el fin de poder mantenerla en el texto traducido y lograr el mismo objetivo. ¿Qué pretende el texto: convencer, informar, divertir, etc.? El traductor profesional utilizará la estrategia de traducción apropiada para cada uno de estos propósitos.
Traducción profesional de calidad Conocer al cliente meta es de los puntos más importantes cuando se trabaja el marketing de una empresa y por este motivo es indispensable no olvidarlo a la hora de traducir. Un traductor profesional expresará el contenido de manera diferente dependiendo de si se dirige a un cliente que es especialista en un tema en concreto (médicos, ingenieros, químicos, etc.); un cliente con un nivel de educación bajo, medio o alto; niños, etc.
Traducción profesional de calidad La terminología utilizada en cada tipo de texto puede ser muy concreta y necesitar de traductores expertos en un campo en concreto. Los traductores profesionales se especializan en unos temas determinados y utilizan herramientas de traducción, glosarios y herramientas de control de calidad terminológicas para controlar el uso unificado de la terminología en todas sus traducciones. De este modo nos aseguramos de utilizar siempre la terminología correcta en todos los proyectos de traducción de un cliente.
Traducción profesional de calidad El estilo de los textos. Muchas empresas tienen unas directrices claras que utilizan a la hora de crear sus contenidos. A la hora de traducir es importante crear un manual de estilo para cada una de las lenguas con el fin de utilizar siempre el mismo estilo en todos los trabajos de traducción. En este manual se pretenderá recoger las normas de uso de comillas, cursivas, mayúsculas, tuteo, tratamiento de enumeraciones, símbolos, fechas, horas, monedas, errores que se deben evitar, etc.
Traducción profesional de calidad La naturalidad del texto traducido es lo primero que salta a la vista al comparar una traducción profesional y una traducción amateur. La traducción profesional tiene una máxima inquebrantable para la mayoría de proyectos: hacer que un texto traducido suene tan natural que el lector nunca sospeche que se trata de una traducción. Aquí es donde fallan la mayoría de traducciones amateurs, ya que suena fácil pero es una de las tareas que más cuestan a la hora de traducir. Un texto traducido que suene natural conseguirá siempre los mejores resultados posibles.
Traducción profesional de calidad El traductor profesional también tiene un especial cuidado con la ortografía, ortotipografía, falsos amigos, errores de traducción, errores de gramática, frases inconexas, extranjerismos, etc. La mayoría de clientes entienden que cuando se paga por una traducción este tipo de errores básicos no deberían ocurrir nunca. Sin embargo, en el caso de las traducciones amateurs o de bajo coste son muy comunes. Esto no se debe solo a la incompetencia de los traductores, sino a que al trabajar con tarifas tan bajas el traductor necesita entregar la traducción cuanto antes con el fin de empezar la siguiente traducción y seguir ganando dinero.

Traducción de bajo coste

El precio es lo que pagas y el valor lo que obtienes

Una empresa que decide traducir sus productos quiere obtener un beneficio a su inversión de por lo menos 20 veces más del coste gastado. Por ejemplo, si una empresa se gasta 100 euros en una traducción esperará que esta traducción aumente sus ventas y le dé un beneficio de 2.000 euros.

La mejor solución para conseguir el valor y beneficio deseado es invertir únicamente en servicios de traducción profesionales. De este modo, podrás estar seguro de que la traducción realizada es lo suficientemente buena para obtener los resultados y beneficios que deseas y que, por lo tanto, valga la pena haber pagado por ello.

Ficha del artículo:
Título del artículo
Traducción de bajo coste vs. traducción profesional
Descripción
Una empresa puede pagar por unos servicios de traducción que cree que son profesionales y no serlo en absoluto. Muchas empresas de traducción de bajo coste.
Autor

Un comentario

  • Totalmente cierto el artículo leído. El trabajo de los traductores profesionales y de traductores de bajos coste son muy diferentes en cuanto a la calidad. Si como bien se mencionó en el texto, una empresa quiere aumentar sus ganancias, y para eso, se debe realizar una traducción que mantenga el mismo mensaje, la empresa debe contratar un servicio de traducción profesional; por el contrario, si dicha firma contrata uno o varios traductores de bajo coste, el mensaje o sentido podría cambiar completamente.

    Entre nosotros, los traductores, debemos apoyarnos en pro a ofrecer mejores servicios cada día. Por ejemplo: La RAE (Real Academia Española) cambia, agrega y elimina constantemente reglas gramaticales y palabras. Es nuestra tarea apoyarnos en ese tipo de dudas (o inconvenientes) que podríamos tener cuando realizamos traducciones.

Deja un comentario

Nunca publicaremos tu dirección de e-mail

top